“Hay que cuidar la piel como si fuera verano”

Una recomendación de los médicos dermatólogos para los próximos días en Paraguay es cuidar la piel como si se estuviera en pleno verano. Como ya es costumbre en nuestro país, las altas temperaturas no respetan las cuatro estaciones y se superan los 30º C.

Sin la piel el organismo estaría desprotegido, por eso se le debe brindar los cuidados necesarios para mantenerla sana. Pero los cuidados deben ser especiales en días de altas temperaturas aunque estemos en invierno, ya que el sol no deja de ser agresivo y nocivo.
María Julia Martínez, dermatóloga del Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS), recomienda especial cuidado a la piel, el órgano más grande del cuerpo. Sus tres funciones principales se basan en actuar como barrera de los agentes externos, contiene los receptores de las sensaciones y regula la temperatura corporal. Está formada por dos capas: la capa externa llamada epidermis y la interna llamada dermis.Explicó que la luz solar produce rayos infrarrojos (calor), luz visible (colores) y ultravioletas (UVA, UVB) que producen el bronceado y los cambios celulares que predisponen al cáncer de la piel.

Esta radiación es mayor entre las 10.00 y las 16.00 de la tarde. A estas horas el nivel de radiaciones UV es mayor, más agresivo y cancerígeno.

Los factores de protección solar únicamente ofrecen un incremento en el tiempo de tolerancia a los rayos solares (especialmente por rayos UVB), pero no anulan los efectos del sol en su totalidad.

Los factores de protección deben aplicarse 30 a 45 minutos antes de iniciarse la exposición al sol, siendo eliminados por el sudor y el agua. Por ello se deben de aplicar frecuentemente cada 3 horas y sobre todo después del baño.

Los recién nacidos y los bebés menores de 6 meses no deben exponerse al sol ni aplicarse protector solar. Solo a partir de los 6 meses en adelante se los debe aplicar de modo a acostumbrarlos desde chiquitos con los protectores solares exclusivos para niños.

Los mayores de esta edad deben de exponerse al sol ya que es un productor de vitamina D, pero no deben exponerse a un broceado intenso y sobre todo a quemaduras, pues deja la piel muy predispuesta al cáncer. La piel del adulto es mucho más frágil a modificaciones por la radiación solar, que se acumula y el efecto cancerígeno es acumulativo con la edad.

Es aconsejable reducir al mínimo posible la exposición a rayos ultravioletas y luz visible de onda corta.

  • Salir al aire libre solo antes de las 9 de la mañana y después de las 4 de la tarde.
  • Utilizar ropa de colores claros, de algodón y si es posible con mangas largas, de tela fina, si es que se estará por largo período expuesto a los rayos solares.
  • Consumir vitaminas A y C de manera a reforzar la protección de la piel
  • Proteger la cara y las manos con el factor de protección solar más elevado. Lo más adecuado es mayor a 30, de marcas que estén dermatológicamente testeadas.
  • Utilizar anteojos de sol.
  • Beber abundante líquido. No descuidar la hidratación permanente.
Fuente: UH

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s