Niños dejan de lado jugar al aire libre y quedan atrapados por el sedentarismo

En tan solo un año, del 2015 al 2016, se incrementó en 3% la cifra de obesidad y sobrepeso en niños y adolescentes. La poca o nula actividad física es uno de los factores que inciden en el incremento del peso.

Jugar fútbol, a las escondidas, balita, hacer volar una pandorga son actividades recreati- vas que fueron reemplazadas por los videojuegos, la compu- tadora, la tableta o el celular. Esta nueva opción trae consigo una generación de niños sedentarios, con obesidad y sobrepeso. La nula actividad física así como dejar de jugar son parte de los tantos factores por los cuales aumentaron las cifras de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes en tan solo un año y alcanzaron el 31%.
“El sedentarismo es una de las causas muy importantes. De por sí la alimentación es lo que más influye. El niño debería tener una vida activa y moverse a través del juego al aire libre. Se reemplazó el movimiento lúdico por la tecnología”, señaló la nutricionista Adriana Vargas.
Cifra alarmante. El 31% de adolescentes y niños tienen obesidad y sobrepeso, según datos del 2016, a parte de la comida chatarra, la causa también es el sedentarismo. El incremento tuvo un 3% en comparación al 2015, que era de 28%. En el 2010, las cifras de sobrepeso y obesidad alcanzaban tan solo el 25%. En el 2015 la cifra trepó al 28%, según los datos de la Unidad de Prevención de la Obesidad del Ministerio de Salud Pública (MSP).

Poca o nula actividad física, seguida principalmente de la consecuencia de los malos hábitos alimenticios, son los factores desencadenantes de una población joven con muchos kilos de más. Esta situación puede dar paso al desarrollo de patologías del corazón, diabetes, cáncer, enfermedades respiratorias, entre otras, alertan desde la cartera sanitaria.

Saltar a la cuerda y jugar al aire libre son algunas de las opciones que los padres deben promover entre los más pequeños. Predicar con el ejemplo, propone Vargas, al tiempo de instar a toda la familia a llevar una vida saludable. El adulto es el responsable de que el niño tenga sobrepeso u obesidad, sentenció.

NIÑOS EN MOVIMIENTO. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para los niños y jóvenes de 5 a 17 años que inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.

“La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos”, refiere un documento de la OMS.

Para este grupo etario la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias.

 

Tratamiento de todos los ángulos
El tratamiento de un niño o adolescente con obesidad o sobrepeso debe incluir a toda la familia, es decir, hasta a los padres. Evitar el aumento de peso y cambiar los hábitos alimenticios para toda la vida es el enfoque que se debe poner en práctica con los pequeños. El objetivo no debe ser solo bajar de peso, porque ellos siguen creciendo, dijo la nutricionista Adriana Vargas. “En primer instancia es el ejemplo, en segunda, es la perseverancia, no tirar la toalla”, recomendó.

Fuente: UH
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s