Toxoplasmosis en gatos

740_573_1655849

Existen muchas afirmaciones sobre la toxoplasmosis en el gato y su contagio en otros animales y en las personas. Sin embargo, las especialistas dicen que se trata de una patología curable y que con las medidas de higiene pertinentes es difícil su contagio. 

En humanos la enfermedad puede afectar el cerebro, el pulmón, el corazón, los ojos o el hígado. Puede ser peligrosa la enfermedad en las embarazadas que pueden transmitirla a sus bebés.

La doctora María José Zaldívar, veterinaria, afirma que la toxoplasmosis en gatos es una enfermedad parasitaria transmitida por el toxoplasma gondii. El pronóstico depende del grado en que se encuentre la enfermedad, puede ser favorable en estadios primarios, pero cuando ya hay síntomas neurológicos es más delicado.

“La probabilidad de que una embarazada o alguna persona inmunodeprimida se contagie de toxoplasmosis es muy baja. Es mentira que el pelo de gato puede generar toxoplasmosis, ya que los medios de contagio son por medio de la ingestión de carne cruda semicocinada, verduras mal cocidas o tener contacto directo con las heces del gato infectado y la boca de la persona”, añade.

Por su parte, la doctora Mercedes Pacher, veterinaria, explica que las primeras señales de alarma cuando un gato padece esta enfermedad son: inapetencia, decaimiento, diarreas líquidas recurrentes que no cesan con un tratamiento. El diagnóstico se lleva a cabo a través de la colecta de materia fecal del gato o por medio de la sangre, que se envía a laboratorio para posteriormente saber el resultado. Cabe resaltar que es una patología curable y su tratamiento se basa en la administración de un antibiótico específico por un tiempo determinado.

“Se aconseja a los dueños y a la familia en general a ser limpios, asear frecuentemente las cajas de arena del felino y posteriormente lavarse bien las manos, como cuidado primordial y básico”, resalta.

Resultado positivo 

La doctora Pacher dice que “en caso de que se confirme que el animal presenta toxoplasmosis se indicará la internación, así como la colocación de suero, ya que por la diarrea e inapetencia el gato estará deshidratado. Se aconseja suministrar a la mascota vitaminas, reconstituyentes y antiparasitarios también. No hay necesidad de sacrificarle ni regalar al animal, ya que es una enfermedad tratable y con los cuidados necesarios nadie se puede contagiar”.

En el embarazo 

La doctora Zaldívar describe: “el toxoplasma gondii ingresa al organismo del gato por vía oral y en el interior del animal se forma un quiste. Cuando la mascota tiene una inmunidad muy baja, el parásito se expande, va al cerebro, al hígado, a las córneas. Se disemina y se multiplica, causando varias sintomatologías”.

Fuente: ABC 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s