Dos crímenes, la misma casa

Hace 105 años atrás un violento asesinato de una autoridad extranjera estremecía a la sociedad asuncena. El hecho ocurrió en el mismo sitio donde días atrás se produjo uno de los asesinatos múltiples más brutales de la historia reciente en nuestro país.

La casona ubicada sobre la calle Oliva y Montevideo arrastra una historia de tragedias tanto en décadas pasadas como en tiempos actuales. El lunes último la sociedad se conmocionó con el hallazgo de cinco cadáveres, de los cuales dos mujeres y dos niños fueron enterrados en una fosa cubierta con cal y cemento para acelerar la descomposición, mientras que el quinto fue hallado en otro sector de la propiedad.

La casa que perteneció a la familia De Finis, fue escenario de un hecho igual de trágico y con la particularidad de que el protagonista fue el doctor Ítalo De Finis, en tanto que la víctima resultó ser nada más y nada menos que el Ministro Italiano Antonio Pittaluga.

Así lo publica el portal de revisionismo histórico denominado Paraguay 1900, que rescata el violento episodio ocurrido un 29 de julio de 1913 y que cobró especial relevancia en aquel entonces, debido a quienes estaban involucrados en la trama que derivó en la muerte de la autoridad extranjera por disparos de arma de fuego.

En el mismo se recoge parte del relato del doctor Ítalo De Finis, quien afirmó que al entrar a su casa por la puerta de servicio ubicada sobre la calle Oliva, escuchó la voces del ministro Pattaluga y su esposa Adela Grassi, en efecto la sirvienta le había avisado que el ministro se encontraba en la casa, lo que el doctor De Finis no consideró como un hecho extraño en un principio, puesto a que siempre era bien recibido en el lugar.

Sin embargo todo cambio en cuestión de segundos, “la duda golpeó rudamente mi cerebro y loco, desesperado, tomé el revólver que tenía guardado en uno de los cajones de mi escritorio y esgrimiéndolo amenazante abrí la puerta”.

“Hubo protestas de inocencia… pero mis nervios en poderosa tensión y mi cabeza trastornada obligaron a oprimir dos veces el disparador”, refiere parte de la confesión del doctor Ítalo De Finis.

Dr. Mario Luis De Finis fue un destacado médico, docente e investigador. Nació en Pilar, Ñeembucú, el 21 de marzo de 1900.

De Finis fue director del Laboratorio Central del Hospital de Clínicas, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Asunción, además de vicerrector y uno de los fundadores de la Universidad Católica. Se dedicó a la investigación científica y a la docencia durante 35 años.

Fuente: Abc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s