“Gracias a Dios yo estoy vivo y mi amigo está muerto”, dice comisario Cabañas

El comisario Julio César Cabañas, sospechoso de haber disparado el arma que terminó con la vida de su compañero, el subcomisario Arístides Peralta, tras frustrar un asalto a un banco, detalló todo lo sucedido durante el operativo. Muy acongojado, negó haber matado a quien dice ser su amigo desde hace más de 15 años.

El comisario Julio Cabañas dio su versión del operativo en que falleció el subcomisario Arístides Peralta.

“Ese día (del asalto) recibí una llamada a eso de las 9:30, avisándome que tenía un servicio de inteligencia antes del mediodía. Agarré mi vehículo y me fui a la Dirección del Departamento Central, al llegar le encontré al subcomisario (César) Paiva y a (Arístides) Peralta. Entonces, me informaron ellos del trabajo en sí, de la información que ellos tenían y Peralta también me contó que no sabía nada”, comenzó contando Julio Cabañas a Telefuturo.

Cabañas, jefe de la Comisaría de Nueva Italia y quien acompañó al subcomisario Arístides Peralta en el operativo que frustró un asalto al banco Visión la semana pasada, dio detalles del terrible suceso en que perdió la vida su camarada, a quien dijo conocer desde que ingresó a la Policía Nacional. En el marco de la investigación, Cabañas se encuentra recluido e imputado.

El comisario decidió romper el silencio y dar a Telefuturo su versión de lo acontecido el fatídico jueves de la semana pasada, en que falleció el subcomisario Arístides Peralta y se logró la detención de los cinco supuestos asaltantes.

“Lo que yo sé es que, gracias a Dios, yo estoy vivo y mi amigo está muerto”, expresó muy sentido.

Antes del enfrentamiento

Todavía sereno, el agente policial comentó que fueron convocados para la tarea, a pesar de ser de otras jurisdicciones, porque contaban con experiencia.

“Nos dirigimos al lugar, a eso de las 12.30 ya estuvimos ahí, mirando el banco, que supuestamente se iba a abrir a las 13.00; inclusive, almorzamos juntos los tres”, refirió.

El uniformado explicó que no se logró prevenir el asalto porque en el lugar se encontraban muchas personas y, además, no conocían a los delincuentes.

“Así que esperamos, porque algunas veces la información viene y va, entonces, hipotéticamente podía ser verdad”, se sinceró.

Siguió narrando: “Después de almorzar le llamé al suboficial Salvador Segovia, ayudante en la Dirección, y le pregunté si el operativo estaba comunicado a la Fiscalía y me dijo que aún no, entonces pedí que se comunique”, afirmó el comisario.

Cabañas mencionó que pocos minutos después recibió una llamada, donde le informaban que el comisario Carlos Giménez, de la Subcomisaría Segunda, fue personalmente a comunicarle sobre el caso al fiscal de turno de la ciudad de Fernando de la Mora.

“Nos quedamos más tranquilos los tres, también fue convocado el Grupo Especial (de Operaciones, GEO), porque es algo grave lo que iba a ocurrir, si podría ocurrir”, aclaró.

El jefe de la Comisaría de Nueva Italia explicó que también se encontraba un personal encubierto dentro del supermercado, para alertar del momento del asalto.

“Supuestamente, entre las 15.00 y las 16.00 iba a ser el golpe. Entonces, estuvimos tranquilos ahí, a las 12.30, 13.00 se abre el banco y en segundos ya nos llama el de adentro diciendo que la gente ya estaba en el piso”, precisó.

Según Cabañas, en pocos segundos fueron reducidos los funcionarios y el guardia del banco y el auto al que subieron los delincuentes era un vehículo que estaba estacionado frente a ellos. “Ahí recordamos que bajaron dos personas del auto, pero que no llamaron nuestra atención, el auto se movió y subieron cuatro personas”.

Enfrentamiento y fallecimiento del subcomisario Peralta

Cabañas relató que, arma en mano, los delincuentes salieron del lugar dejándolos sin mucho qué hacer. “Nos dejaron sorprendidos cuando subieron en el vehículo que estaba en frente”, reveló.

El comisario recordó que al intentar fugarse los asaltantes fueron detenidos por el Grupo Especial de Operaciones (GEO), mientras ellos se encontraban detrás. Al iniciarse los disparos, Cabañas bajó del vehículo, puesto que observó que los agentes especiales eran atacados.

“Yo no pensé que él (Peralta) estaba detrás de mí, porque hay un delincuente que se baja del vehículo y lo tenía a ese en el ángulo de disparo, pero cuando se bajó desapareció de mí, entonces yo giré”, mencionó.

Visiblemente afectado, Cabañas descartó que haya disparado pensando que era uno de los asaltantes. “(Al principio) Yo creí que era el delincuente (el que estaba detrás de Cabañas), pero cuando me gritó (Peralta) yo giré mi arma, porque cuando le reconocés a un amigo es diferente”, aseveró.

El comisario Cabañas explicó que en ese momento su arma se encontraba en posición de 45 grados. En su cargador tenía 18 balas, aunque aseguró que disparó entre seis a siete balas.

“Se me escapó el tiro, pero yo sé dónde fue el tiro, fue por el cordón, eso yo sé que tiene que quedar evidencia”, afirmó.

Sollozando, narró: “Jamás le voy a dar un disparo, yo lo que veía en ese momento es que le salía sangre de la garganta. Él me habló: ‘Ajejapi jefe, ajejapi jefe’. Le agarré y quise tapar la sangre, le alce y le moví”.

Posteriormente recordó, entre lágrimas y muy sentido, que llamó a sus compañeros para auxiliarle. “Es un amigo de hace años, desde que ingresó él trabajó conmigo. Seguramente su esposa no me conoce, pero yo le conozco, sé los nombres de sus hijos y sus edades”, dijo

Acongojado, Cabañas mostró el movimiento de sus brazos, con los que en ese momento trató de reanimarlo. “Yo sabía que se iba de mí. Él me dijo: ‘Muy mal me agarró el proyectil'”, expresó.

Afirma su inocencia

Cabañas aseguró que no disparó contra el cuerpo del subcomisario Peralta, detalló que los agentes del GEO reaccionaron primeramente y luego se dieron los disparos entre ambas partes.

Para el comisario, uno de los disparos que pudo acabar con la vida de Peralta pudo ser el de uno de los delincuentes que se encontraba fuera del vehículo.

Manifestó que, previamente al operativo, se conversó con los agentes del GEO sobre la manera en que debían de operar, por lo que no quiso afirmar que el proyectil haya provenido de parte del grupo especial.

“Yo sé eso, yo cuento la verdad y la verdad va a salir con las pruebas científicas”, señaló convencido de no ser el asesino de su compañero.

“Mi disparo yo sé, creo que no le iba a agarrar, porque disparé por el cordón. Las pruebas científicas van a hablar”, insistió.

Finalmente, desmintió que se haya tratado de una quema de archivo. “Ahí había un montón de cámaras, en la cabeza de nadie va a entrar esa situación. Además, hay nota de servicio, se comunicó a la Fiscalía”, enfatizó.

Fuente: UH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s