Desde los 15 años fabrica rosarios para fiesta de la Virgen de Caacupé

Un vendedor ambulante empezó a fabricar rosarios desde que tenía 15 años y desde aquella vez se dedica a comercializarlos durante todo el año. Aumenta su producción durante la fiesta de la Virgen de Caacupé, que se celebra cada 8 de diciembre.

Óscar Fariña

Sentado en una esquina, al costado de la Basílica, encontramos a Óscar Fariña, de 29 años, fabricando rosarios para vender en la festividad de la Virgen de Caacupé. Utilizando una butaca como mesa improvisada, hilos, tijera y una aguja, crea sus productos aguardando a los feligreses.

<p>Sobre una butaca, el vendedor tiene todos sus materiales para la fabricaci&oacute;n de los rosarios.</p>

El hombre vive en la compañía Costa Pucú de la ciudad de Caacupé, en el Departamento de Cordillera. Cuando tenía 15 años, le nació la idea de fabricar rosarios, lo aprendió y desde ese momento se dedica a comercializarlos.

“Un día hice nomás los rosarios y, como vendí todos, me quedé haciendo”, contó Óscar Fariña en conversación con Última Hora.

Los rosarios tienen una imagen de la Virgen de Caacupé y tienen un costo de G. 10.000.

En un día si trabaja de forma continuada podría tener listos entre 60 y 70 rosarios. El trabajo de confección de un rosario tiene una duración de 10 minutos aproximadamente, según comentó.

Los rosarios con una pequeña imagen de la Virgen de Caacupé tienen un costo de G. 10.000 y los que no tienen este detalle se pueden adquirir a G. 5.000.

Óscar Fariña mostrando los rosarios que aprendió a confeccionar desde que tenía 15 años.

El comerciante, quien tiene un hijo de 7 años, llega todos los días a las 6.30 a su puesto de ventas y se queda en el sitio hasta cerca de las 18.00.

Si bien dijo que aún hay poca venta, espera un mayor movimiento a partir de diciembre, cuando los feligreses empiezan a llegar en masa junto a la Virgen de los Milagros.

“Aún hay muy poca venta; por día suelo ganar G. 100.000. El secreto es tener mucha paciencia para la fabricación de rosarios, ya que tiene su proceso”, explicó.

Los rosarios de distintos colores y diseños pueden adquirirse al costado de la Basílica de Caacupé.

Además de la venta de los rosarios, Fariña comercializa velas, chipa y butifarras. El vendedor espera ansioso cada fiesta de la Virgen de Caacupé, de quien es muy devoto y le agradece cada día por la salud, el trabajo y por estar rodeado de su familia.

Cada 8 de diciembre, todos los católicos celebran la festividad de la Virgen de Caacupé. Es tradicional realizar caminatas durante horas para llegar hasta la Basílica y, de esta forma, pagar las promesas a la Virgen Azul en la Villa Serrana.

Óscar Fariña espera vender sus productos durante la fiesta de la Virgen de Caacupé que será el próximo 8 de diciembre.

En el marco del Operativo Caacupé 2018, varias instituciones del Estado prestarán sus servicios durante la festividad. La Policía Nacional y la Patrulla Caminera realizarán un gran despliegue para garantizar la seguridad y la circulación de los peregrinantes.

Desde la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay SA (Essap) preparan miles de litros de agua potable para ofrecer a los peregrinos que lleguen a venerar a la Virgen de Caacupé.

También los funcionarios de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) realizaron reparaciones de alumbrados públicos en la zona de Tupasy Ykuá.

Fuente: Uh

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s