Cristiano sale del banquillo para rescatar a la Juventus

No es habitual ver a Cristiano Ronaldo ocupar un lugar en el banquillo. No lo era en el Real Madrid y no lo es en la Juventus. Hasta este miércoles, en el novedoso Boxing Day italiano, CR había sido titular en todos los partidos de la Serie A, donde destaca como segundo máximo goleador con doce tantos. Allegri aprovechó la visita a Atalanta para dar descanso a algunas de sus estrellas. Junto a Cristiano se sentó Pjanic, dueño de la batuta juventina cada fin de semana. Douglas Costa y Emre Can fueron los encargados de ocupar sus puestos. [Narración y estadísticas 2-2].

Y cuando peor pintaban las cosas para los de Turín, por detrás en el marcador y con un jugador menos por la expulsión de Bentancur, el portugués salió al campo con el traje de rescate. A los cinco minutos, envió al fondo de la portería un cabezazo en el área pequeña, rodeado de defensas del Atalanta. Su duodécimo tanto.

La Juve es tan superior en Italia que no necesita de sus líderes para aniquilar a sus rivales. Bueno, al menos hasta este miércoles. Ante el Atalanta ni siquiera precisó de un tiro a puerta para adelantarse en el marcador nada más echar a andar el encuentro. Djimsiti, en un fallo que rozó lo cómico, mandó la pelota al fondo de su propia portería ante la incredulidad de su portero, Berisha. Era el minuto dos. Cristiano, en su asiento, aplaudía y sonreía.

Si hay un apartado representativo de la Vecchia Signora ese es la defensa. El conjunto de Allegri no encajaba un gol en competición doméstica desde el 3 de noviembre. Casi dos meses. Sin embargo, este miércoles, la racha llegó a su fin. El culpable, Duván Zapata, delantero colombiano que ya suma ocho tantos este curso tras su doblete. En el primero, recibió de espaldas en la frontal, giró sobre sí mismo y colocó el esférico a la izquierda de Szczesny. Imparable. El Atalanta, de menos a más en su lucha frente al campeón italiano, lanzaba a sus centrocampistas a presionar como hienas la salida de balón. Sufría la Juve. Y su ‘7’ no tardaría en entrar.

Hambre de gol

Sin embargo, antes de la entrada del portugués, los problemas se le acumularon a los bianconeros. La expulsión de Bentancur por doble amarilla llegó instantes antes del gol de la remontada para el Atalanta. De nuevo Zapata. Esta vez se anticipó a la defensa en el área pequeña para meter la cabeza y dejar con cara de pocos amigos a Allegri. A falta de más de media hora, con el resultado en contra, lo lógico era meter a Cristiano en el campo. Sin embargo, el técnico prefirió apostar por Pjanic. Fue en el minuto 64 cuando el delantero dejó de calentar y acudió al banquillo para recibir las instrucciones del cuerpo técnico.

Con el gol entre ceja y ceja, Cristiano salió al campo dispuesto a tirar todos los desmarques posibles. Sus compañeros, conscientes del hambre del ex madridista, levantaban la cabeza en su búsqueda en cada ocasión. El linier evitó su gol en su primera intervención, al señalar fuera de juego. Asediaba la Juventus, se defendía como gato panza arriba el Atalanta. Pero Cristiano tenía que aparecer y apareció.Por algo es uno de los máximos goleadores de la historia. Mandzukic, su socio en la delantera, se la dejó en el área pequeña para que el ‘7’ orientara el cuello e igualara el marcador. Para eso había salido. Bonucci anotó el gol de la victoria, pero el colegiado lo anuló al estar en clara posición ilegal. Al final, un punto para cada equipo y la Juventus sigue invicta en la Serie A tras 18 jornadas.

Fuente: elmundo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s